Ikunde, cuando Barcelona se convirtió en una asesina.

Ikunde es el título de la exposición temporal que se halla en el museo de culturas del mundo, en Barcelona. Ikunde  la palabra que da título a la exposición, fue el proyecto que llevaron a cabo un grupo de científicos en Guinea, colonia española en aquel momento, en el año 1959 donde, cerca de Bata, en medio de la selva tropical, construyeron un centro permanente de experimentación y aclimatación, realizado gracias a la iniciativa de Antoni Jonch, el entonces director del parque zoológico de Barcelona y Augusto Panyella, director del museo etnológico y dirigido por Jordi Sabater Pi, colono que ya estaba establecido en guinea, y se dedicaba a dirigir y comercializar alimentos agrícolas. Este centro se mantuvo hasta la independencia de Guinea Ecuatorial y en él recogieron las colecciones zoológicas, botánicas y etnológicas de diferentes instituciones vinculadas al ayuntamiento de Barcelona.

Esta exposición representa totalmente la explotación y la necesidad que tenía la ciudad de Barcelona de obtener algo que la hiciera importante y diferente. Me he sentido avergonzada de todo el mal que causó mi pueblo durante ese período en Guinea. Las imágenes expuestas en las que aparece copito de nieve junto al alcalde Josep María de Porcioles  son lamentables, si el hallazgo de un gorila albino se hubiera dado en este mismo momento en el que vivimos, dudo mucho que se le hubiera explotado y encerrado en un zoo durante el resto de su vida. Todos los objetos que encuentran en esa vitrina, muestran el uso de un animal, para convertir una ciudad en un icono, pero es un debate dual, porque, ¿Hasta qué punto renunciamos a la libertad de un animal para que nuestra ciudad pase a ser más importante?

La verdad es que esta exposición me ha removido el estómago, y lo agradezco, porque son estas las exposiciones que te hacen pensar y reflexionar el precio que se ha tenido que pagar para tener la fama, o el reconocimiento que tiene Barcelona actualmente. Es curioso cómo, una exposición tan pequeña, con tan por espacio y pocas piezas, puede causar tantas sensaciones.

Desde mi parecer, todas las piezas que se han escogido para ser colocadas tienen un punto de ironía o ridículo, como el pasaporte del propio copito de nieve, para demostrar hasta qué punto se llegó a ocultar y manipular un acto como es coger a un animal libre, matar a su madre y encarcelarlo eternamente,  a transformarlo en un símbolo de una ciudad, como si hubieran hecho un acto de bondad en exponerlo en el Zoo de Barcelona.

En definitiva, para mí la exposición ha sido absolutamente genial, porque te anima a pensar, a ver la verdad y darte cuenta de todo lo que nos han llegado a ocultar para hacernos creer que vivíamos en una ciudad moderna, mágica y perfecta.

He visitado esta exposición y si sois de Barcelona es muy recomendable, ¡y el museo de culturas del mundo aún más! 

Espero que os haya gustado 🙂

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s