VIVO EN LA CASA DEL MAYOR MOROSO DE ESPAÑA

Ojalá fuera broma, pero no.

Esta historia empieza hace ya unos meses. Tengo que explicarlo todo desde el principio para que entendáis cómo, cuando y porqué llegue a este piso de lujo, pero también de un moroso, o mejor dicho, de EL moroso.

Todo empezó en octubre del 2017. Decidí mudarme a Madrid con mi pareja, donde viviríamos juntos por primera vez, pero no solos, ya que aún no teníamos (ni tenemos) el suficiente dinero para permitirnos un piso entre dos. No sé si lo sabéis, pero Madrid, cómo toda gran ciudad, es una ruina para vivir.

Nuestro primer piso fue en Moratalaz, un barrio pequeño y familiar, o mejor dicho, de abuelos puro y duro. Allí vivíamos séis personas y un solo baño, a demás no teníamos contrato y pagamos la mensualidad en negro. Eso nos pareció lo más extraño e ilegal que habíamos hecho nunca, aún no sabíamos lo que nos venía encima…. Por suerte, al cabo de cuatro meses nos mudamos a otro piso.

El segundo piso que disfrutamos estaba en Plaza Castilla, una zona preciosa y magnifica para coger el autobús dirección al trabajo. Pero a veces la vida te pone a prueba y en este piso nos sucedió. Tampoco teníamos contrato, pero al menos pagamos con transferencia bancaria. Ahí teníamos piscina y unos compañeros ideales, todo parecía perfecto, hasta que la casera, que vivía en el extranjero, decidió volver a su piso, y que curioso que nosotros eramos los que ocupábamos su habitación, y por tanto, tuvimos que mudarnos en tiempo récord.

Por fin llegamos al actual. El que tiene la historia más divertida, entretenida y cómica. Nuestro piso pertenece al MAYOR MOROSO DE ESPAÑA, la persona que más dinero debe a Hacienda. Empezaré por el inicio. Cuando la casera nos hecho de mala manera del piso anterior buscamos como locos uno nuevo , y acabamos aquí, en Francos Rodríguez, en una comunidad de vecinos tranquila, unos jardines preciosos, un bosque de pinos justo enfrente del ventanal y lo más importante, piscina. La casa tengo que reconocer que es un lujo, cosa que tendría que haber pensando antes, ya que era improbable que todo fuera tan perfecto. Para empezar, el piso está a nombre de este señor, el moroso, pero nuestro casero es otro chico, que pertenece a una agencia (representa) aunque tiene más pinta de blanquear dinero que otra cosa. Bueno, nuestro primer chasco fue cuando la comunidad se negó rotundamente a que usáramos la piscina, alegando que no nos conocen lo suficiente ya que somos alquilados. Primera gran decepción. A partir de aquí empezamos a informarnos más sobre el piso, los dueños y las cuentas con la comunidad, y bajo un montón de lujo lo primero que aparece es la vida extraña de este señor. Ahora vamos a empezar a visitar a la presidenta de la comunidad y alegar que cómo inquilinos/alquilados tenemos derecho a usar la piscina, pero esto tiene pinta que va a ser una guerra difícil de ganar.

Por ahora, esta es mi experiencia en Madrid y el mundo del alquiler…. No salimos de una buena, para entrar en otra mejor.

Si alguien entiende del tema y de las legalidades y derechos de unos alquilados dignos, por favor, escribir un comentario y así me entero si puedo hacer algo al respecto cómo persona responsable. 

Espero que hayas disfrutado un poco de las historias del alquiler en Madrid y cuidado… que a veces no sabemos donde nos metemos 🙂

 

Besos.

Anuncios

3 comentarios

  1. Que te enseñen los Estatutos de la Comunidad. Lo que no está permitido es que propietario e inquilino compartan el uso de instalaciones comunes (por ejemplo, la piscina); por lo que, en principio, los inquilinos pueden hacer uso de las zonas e instalaciones comunes de la misma manera que el resto de propietarios, pero si en los Estatutos se establece otra cosa…

    Le gusta a 1 persona

    • Pues muchas gracias por tu comentario!! Los estatutos deberían estar firmados por unanimidad? porque sé que el dueño/casero no ha firmado nada.
      Gracias por tu comentario. Esto de los pisos es un horror…. jajaja

      Me gusta

      • Los Estatutos no son obligatorios y muchas comunidades no los tienen y además no tienen porque recoger lo que se llaman normas de convivencia de la comunidad (que tampoco son obligatorias) y tienen que estar aprobados, creo recordar, por unanimidad, es decir, si todos los propietarios están presentes y votan a favor, si la mayoría vota a favor y el resto se abstiene, y si los propietarios ausentes en la Junta en que se aprueban por unanimidad los estatutos no manifiestan su discrepancia en el plazo de 30 días desde la celebración de la Junta. Si no tienen nada por escrito, al menos deben enseñarte el acta de la junta de propietarios donde se llegó al acuerdo de que los inquilinos no pueden utilizar las zonas comunes.

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s